Este fin de semana Conviasa, Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos S.A, realizará un vuelo especial entre Nicaragua y Cuba, con el objetivo de regresar a suelo antillano a unos 40 conciudadanos varados en el país centroamericano desde enero último.

Se trata en su mayoría de “mulas” como se les conoce popularmente a los pequeños inversores cubanos que viajan a destinos de la región, como Nicaragua, Panamá y México a comprar limitadas cantidades de mercancía que luego son revendidas en el mercado informal de la isla.

Estos cubanos debían haber regresado el 28 de enero pasado, pero los vuelos entre ambos países fueron cancelados de manera súbita a fin de contener la propagación de la pandemia, perdiendo su boleto de retorno. Ahora, luego de varias semanas en suelo nica, los cubanos por fin tendrán la posibilidad de regresar a su país, a bordo de un vuelo especial de Conviasa.

Según reseñan algunos medios de prensa durante una estadía más larga de lo previsto, muchos de esos viajeros afrontaron estrecheces y dificultades económicas para sostenerse durante todo este tiempo en el país centroamericano, donde además se registra una situación bastante compleja con la pandemia de Covid-19.

“Además de verse obligados a costearse alojamiento y comida por un mes y medio, algo con lo que no contaban en absoluto, han tenido que pagar la PCR obligatoria para determinar que no están contagiados de Covid-19, una prueba valorada en 150 dólares. Aunque, eso sí, no deberán abonar los gastos de transporte. Los cubanos habían rechazado el pago de la prueba de coronavirus alegando que habían dejado pagados en la Isla los 30 dólares previstos para realizársela a su llegada, pero finalmente han aceptado las condiciones para no perder la ocasión de tomar el vuelo humanitario”, reseña el portal de noticias 14 y Medio.

La aerolínea venezolana Conviasa suspendió sus operaciones entre Nicaragua y Cuba luego que las autoridades sanitarias de la isla orientaran una reducción drástica en el número de vuelos de determinadas procedencias desde enero de 2021.

Los afectados no solo debieron recurrir a sus estrechos fondos para costearse un techo y alimentos por un mes y medio, sino que además tuvieron que pagar unos 150 dólares por el examen de PCR obligatorio para demostrar que no estaban infectados de Covid-19.

En junio de 2020 igualmente se organizó un vuelo especial para que pudieran regresar a la Isla 90 cubanos que quedaron varados en Nicaragua, la mayoría de ellos se encontraba igualmente haciendo turismo de compras cuando se cerraron las fronteras a causa de la pandemia, y debieron esperar varios meses para retornar al país.

Además de que en Nicaragua los cubanos encuentran muchas de las mercancías deficitarias hoy en la isla, lo que lo convierte en un punto atractivo de aprovisionamiento para el mercado informal cubano, el gobierno de esa nación centroamericana ofrece mayores facilidades a los viajeros cubanos para la obtención de una visa que aquellos que brindan otros países de la región.

Dicha posibilidad ha contribuido a que este destino se posicione entre los preferidos de las “mulas” cubanas, que realizan viajes de corta duración, a fin de adquirir a precios muy bajos las confecciones textiles, calzado, misceláneas equipos electrónicos y muchos otros productos que luego son revendidos en los mercados improvisados e ilegales de la isla.