Hoy, lunes 20 de septiembre, entra en vigor el paquete de leyes que por primera vez en Cuba legaliza la creación de micro, pequeñas y medianas empresas (MCT) y al mismo tiempo introduce cambios para las actividades de las cooperativas no agrícolas y de los trabajadores por cuenta propia.

De acuerdo con la normativa, se pueden llevar a cabo proyectos en todos los sectores de actividad; sólo están prohibidas algunas 112 actividades, tanto para los TCP como para las cooperativas y las mipymes.

Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) pueden ser de propiedad pública, privada o mixta (una combinación de las dos primeras).

Micro: de una a 10 personas
Pequeño: de 11 a 35 años
Medio: de 36 a 100

Las cooperativas no agrícolas, un actor económico que funciona en Cuba a modo de prueba desde 2013, cuentan ahora con un texto legal con normas menos estrictas. El texto ratifica los principios de los CNA, al tiempo que elimina regulaciones y restricciones como el número de miembros y el ámbito territorial.

El MEP guiará el proceso de creación de cooperativas y de MIPYMES.

Según fuentes oficiales, en la actualidad hay unas 602.000 licencias de autónomos en el país y, con la nueva normativa, muchos propietarios tendrán que convertir sus negocios en Mipymes o CNA.

El Decreto-Ley nº 44 establece importantes cambios para el cuentapropismo, que se viene promoviendo desde 2010. El cambio más importante es la definición del término, ya que ahora se considera un trabajo que se realiza de forma independiente, aunque el propietario puede contratar hasta tres empleados.

Las solicitudes se presentan en los centros de tramitación ya establecidos en las direcciones municipales de trabajo. En el caso de los trabajos relacionados con el transporte, las solicitudes se presentarán en las oficinas establecidas por el Ministerio de Transportes.

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social publicó el domingo el formulario de solicitud en su cuenta de Twitter.