El Ministerio de Salud de Cuba (Minsap) compartió este sábado un comunicado en el que explica las medidas tomadas sobre el control sanitario internacional en los aeropuertos, debido a las preocupaciones y dudas de la población sobre el tema.

A la pregunta de qué prueba de COVID-19 debe realizar un viajero para entrar en el territorio nacional, el Minsap explicó que debe llevar una prueba impresa de un resultado negativo de la reacción en cadena de la polimerasa de la transcriptasa inversa (PCR-RT) a COVID-19 de un laboratorio certificado del país de origen.

Sólo los niños menores de dos años están exentos de esta medida, y no serán sometidos a la prueba anti-COVID-19 a su llegada a Cuba, dice el texto.

El Minsap recuerda que, aunque el viajero tenga una de las vacunas reconocidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y presente una prueba de ello, debe llevar siempre una impresión de un resultado negativo de la PCR-RT para el COVID-19.

Esto se debe a que las vacunas desarrolladas actualmente en todo el mundo no impiden que una persona se infecte con el virus del SRAS-CoV-2 y la población cubana no tiene todavía un alto nivel de inmunización.

El protocolo actual para los viajeros internacionales que llegan a través del Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana es permanecer aislados en una instalación u hotel designado durante cinco noches y seis días.

Se realiza una prueba COVID-19 a la llegada, cuyos resultados están disponibles en un plazo de 24 a 48 horas; además, se debe realizar una PCR-RT al quinto día, que cuenta el día de la llegada, después de lo cual se libera al viajero del aislamiento.

Los viajeros internacionales que lleguen por el Aeropuerto Internacional Juan Gualberto Gómez de Matanzas y Jardines del Rey en Cayo Coco, Ciego de Ávila, deberán cumplir con el aislamiento obligatorio durante 14 noches en las instalaciones hoteleras.

Al mismo tiempo, el 100% del personal de los aeropuertos y de los trabajadores del sector del transporte y del turismo debe ser sometido a pruebas de detección a su llegada y a su salida del lugar de trabajo, incluyendo la realización sistemática de pruebas de antígenos a los trabajadores más expuestos.

En cuanto a los viajes a los Estados Unidos, el departamento de salud informa de que las personas no vacunadas de Cuba pueden entrar en los Estados Unidos si tienen un resultado negativo en la prueba COVID-19 realizada 72 horas antes del viaje; no tienen que estar en cuarentena al entrar en los Estados Unidos.

Preguntado por el protocolo a seguir para un extranjero que llega de España y que se ha vacunado en territorio español y se aloja en una casa alquilada, el Minsap reitera que todos los viajeros extranjeros que llegan a Cuba deben permanecer aislados en un hotel durante cinco noches y seis días y sólo se les libera de este aislamiento si la prueba de PCR da un resultado negativo al quinto día de su llegada al país.

En cuanto a los turistas en La Habana, la Autoridad Sanitaria Nacional aclara que el turismo de ciudad está prohibido en la situación actual y que los que lleguen a través de la capital deben cumplir con los protocolos de aislamiento que se aplican a los empresarios y técnicos o diplomáticos extranjeros, así como a los estudiantes extranjeros.

El impuesto sanitario introducido por el Ministerio de Finanzas y Precios en la Resolución 293 de 2020 contribuye a financiar los gastos que ocasionan los servicios de control sanitario internacional que realizan las autoridades sanitarias en los aeropuertos, puertos y marinas internacionales de Cuba para llevar a cabo las medidas higiénico-sanitarias de quienes llegan al territorio nacional.

El seguro de salud está destinado a cubrir los gastos de atención médica en caso de enfermedad durante la estancia en el país y está dirigido a los turistas extranjeros y otros viajeros a Cuba que tienen su residencia permanente en el extranjero, concluye.