La empresa estatal BioCubaFarma dijo el viernes que había «superado sus planes de exportación y sus principales indicadores económicos» para 2021, pero justificó la escasez de medicamentos en Cuba con el embargo impuesto por Estados Unidos al régimen.

Maida Mauri Pérez, primera vicepresidenta de BioCubaFarma, dijo que BioCubafarma «no ha podido gastar parte» de sus ingresos por exportaciones «debido al embargo de Estados Unidos, que ha afectado los pagos a los proveedores y, en consecuencia, el suministro de medicamentos al sistema nacional de salud», informó la agencia estatal cubana de noticias (ACN).

«La mitad de los fondos disponibles el año pasado se utilizaron para desarrollar y producir vacunas contra el Covid-19 y medicamentos para el protocolo de tratamiento de esta enfermedad. Sólo pudimos contar con el 50% de la financiación necesaria para suministrar las materias primas de los medicamentos esenciales», dijo.

BioCubaPharma suministra más de 900 productos al sistema de salud, entre los que se encuentran fármacos, vacunas, medicamentos dentales, sistemas de diagnóstico, equipos y dispositivos médicos, entre otros, dijo la ACN.

En 2021, Cuba carecía de un promedio de 121 medicamentos de los 359 que deberían estar garantizados en la lista maestra cada mes. A finales de enero de este año, había escasez de 136 medicamentos por falta de materias primas, productos acabados y materiales.

El primer vicepresidente de BioCubaFarma no dio detalles sobre la cuantía de los fondos recibidos por la empresa ni sobre sus planes de exportación, pero justificó los supuestos obstáculos con el embargo estadounidense.

Maida Mauri Pérez dijo que a partir de septiembre, cuando estuvieron listas todas las dosis de vacunas Covid-19 para vacunar a la población cubana, se comenzó a disponer de ellas para exportarlas y donarlas a países afines.

Sin embargo, el embargo «ha impedido la transferencia de estos ingresos al país, ya que la mayoría de los bancos están sometidos a una fuerte presión debido a la política estadounidense».

«En 2021, muchos proveedores se negaron a entregar materias primas al país, en algunos casos alegando las deudas de la industria, a veces debido a que no hay bancos dispuestos a comerciar con Cuba y no se pueden realizar los pagos. Otros proveedores se han negado a vender a Cuba debido a su relación con el gobierno estadounidense», añadió.

La escasez de medicamentos en Cuba hasta 2022 no parece que vaya a cambiar, ya que la situación es «compleja», según la directiva. Todavía no es posible obtener el 50% de los ingresos del año anterior, ni las cantidades de materias primas y suministros necesarios para estabilizar el suministro de medicamentos.

A principios de 2022, el régimen de La Habana anunció que la producción de drogas mejoraría en junio.

«Según los análisis realizados con la mayor objetividad posible, creemos que a partir de junio podremos empezar a ver mejoras en el abastecimiento global de medicamentos y otros productos, especialmente los más prioritarios, como las tarjetas de control. No será hasta entonces, porque para eso necesitamos tener las materias primas o que estén en camino al país, y eso no está ocurriendo», dijo entonces Eduardo Martínez Díaz, presidente de BioCubaFarma, al diario oficial Granma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.